Itinerarios aconsejados:
  1. Sulmona + Scanno
  2. Sulmona + San Pelino + San Clemente
  3. L’Aquila + Bominaco
  4. Sulmona + San Venanzio + Degustación Vino en Vittorito
  5. Sulmona + Santuario Hércules Curino + Ermita Sant’Onofrio
  6. Scanno + Parque Nacional de Abruzzo

Todos los itinerarios duran un día.
Se pueden también hacer combinaciones de diferentes itinerarios para varios días.
Para cualquier petición podéis contactarme telefónicamente o con una mail mediante la contactos.


1. Sulmona + Scanno

Sulmona, ciudad importante del Valle Peligno, ciudad del Amor, rodeada por las encantadoras montañas del Morrone y de la Maiella ¡os espera! Visitemos una fábrica de confites, famosos en todo el mundo y conoceremos las varias fases de su producción, desde la almendra hasta el confite final, ¡¡¡que hoy hasta los novios pueden firmar!!! Recorramos la calle principal de la ciudad de Sulmona, la avenida Ovidio y perdámonos en la observación de la Catedral de San Panfilo con su bellísima cripta y luego, tras haber recorrido los jardines públicos parémonos delante del encanto del complejo de la Santísima Virgen María, joya del arte de Sulmona con su bellísimo campanario que se recorta altivo entre las casas. Lleguemos en plaza XX Settembre para admirar la estatua del grande poeta que nació aquí en el 47 a.c. Publius Ovidius Naso, recordado como Ovidio Nasone, ¡¡¡al cual la ciudad de Sulmona es muy ligada!!! Sigamos para visitar la Iglesia de San Francisco della Scarpa, con su ábside separado y plaza Garibaldi, antes plaza Maggiore, con su espléndido Acueducto suevo. Admiremos desde esta plaza los maravillosos Morrone y la Maiella ¡¡¡a sus espaldas!!! Visitemos la iglesia de Santa María della Tomba, que guarda el único rosetón todavía intacto de la ciudad, devastada en el curso de los siglos por terremotos tremendos. Y terminemos con Porta Napoli, espléndido ejemplo de arquitectura angevina.
Se llega a Scanno desde Sulmona a través de las sugestivas Cañadas del Sagittario tan amadas por D’Annunzio que ambientó en Anversa degli Abruzzi la tragedia “La fiaccola sotto il moggio”. Visión sublime de una naturaleza incontaminada, las Cañadas del Sagittario nos llevan hasta el lago de San Domingo y después al de Scanno. El paisaje es mágico: el lago a forma de corazón es el único lago natural de Abruzzo, se eleva a 1.000 metros de altitud, alcanza los 36 metros aproximadamente de profundidad y ofrece un refrigerio sin par durante los calientes días de verano. Superemos el lago y encontraremos uno de los burgos más bellos de Italia, Scanno, pueblo de apenas 2.000 almas pero con una fuerte llamada turística en verano y en invierno. Recorramos el casco antiguo del pueblo, observemos la Iglesia de Santa María della Valle, descubramos los rincones y los callejones que cautivaron el objetivo de tantos fotógrafos famosos como Cartier-Bresson y Giacomelli. Y visitemos el Museo de la Lana, la pequeña Iglesia de Santa María de Costantinopoli, observemos los palacios señoriales, conozcamos las tradiciones, sobre todo el arte de orfebrería, de la manufactura de la “filigrana” y de la “presentosa”(joya típica). Seguramente encontraremos a una viejecita con su traje tradicional, descubramos el antiguo uso de la boda de Scanno (“el Catenaccio”) y si queremos más, ¡¡degustemos el “Pan dell’ Orso” y los “Mostaccioli” (dulces típicos)!!


2. Sulmona + San Pelino + San Clemente

Sulmona, ciudad importante del Valle Peligno, ciudad del Amor, rodeada por las encantadoras montañas del Morrone y de la Maiella ¡os espera! Visitemos una fábrica de confites, famosos en todo el mundo y conoceremos las varias fases de su producción, desde la almendra hasta el confite final, ¡¡¡que hoy hasta los novios pueden firmar!!! Recorramos la calle principal de la ciudad de Sulmona, la avenida Ovidio y perdámonos en la observación de la Catedral de San Panfilo con su bellísima cripta y luego, tras haber recorrido los jardines públicos parémonos delante del encanto del complejo de la Santísima Virgen María, joya del arte de Sulmona con su bellísimo campanario que se recorta altivo entre las casas. Lleguemos en plaza XX Settembre para admirar la estatua del grande poeta que nació aquí en el 47 a.c. Publius Ovidius Naso, recordado como Ovidio Nasone, ¡¡¡al cual la ciudad de Sulmona es muy ligada!!! Sigamos para visitar la Iglesia de San Francisco della Scarpa, con su ábside separado y plaza Garibaldi, antes plaza Maggiore, con su espléndido Acueducto suevo. Admiremos desde esta plaza los maravillosos Morrone y la Maiella ¡¡¡a sus espaldas!!! Visitemos la iglesia de Santa María della Tomba, que guarda el único rosetón todavía intacto de la ciudad, devastada en el curso de los siglos por terremotos tremendos. Y terminemos con Porta Napoli, espléndido ejemplo de arquitectura angevina.
En la zona de la gloria de la antigua Corfinium, capital de la liga itálica, al lado de los “ Morroni”, monumentos funerarios adosados a la Tiburtina Valeria, visitemos la Iglesia de San Pelino, bellísimo exemplo de románico de Abruzzo. Admiremos sorprendidos la belleza del ambón, que data del estilo de Casauria. Sigamos hacia el territorio de Castiglione a Casauria para admirar San Clemente, fusión de románico con influencias francesas, sobre todo cistercienses. Admiremos la maravillosa puerta monumental con la historia tallada de la abadía y entremos para admirar el espléndido ambón, el candelabro y el ciborio. No olvidémonos de visitar la cripta de abajo y admirar el exterior de los ábsides.


3. L’Aquila + Bominaco

La capital de Abruzzo queda a solamente 700 metros de altitud pero sus temperaturas son tan rígidas que ¡¡¡tenemos 11 meses al año de frío y 1 de fresco!!! Rodeada por el panorama de la cadena del Gran Sasso, L’Aquila tiene una grande importancia en la historia y en la cultura de la Región. Fundada en 1294 por Federico II de Suevia, guardia una magnífica fuente de los 99 caños, una bellísima Iglesia de San Bernardino de Siena, la Catedral dedicada a San Massimo, un ejemplar estupendo de Fuerte Español concebido según el modelo de Sant’Elmo de Nápoles y sobre todo la bellísima Santa María de Collemaggio, iglesia del papa Celestino V, donde está el mausoleo con sus restos mortales, teatro de la apertura solemne de la Puerta Santa la tarde del 28 de agosto con ocasión de la “Perdonanza Celestiniana”.
Mientras recorremos la calle del Llano de Navelli, lugar célebre por el cultivo del azafrán, notando las bellísimas iglesias de los “tratturi” (veredas usadas durante la trashumancia) a nuestros lados, como la Iglesia de Santa María dei Cintorelli, internémonos hacia Caporciano y llegaremos en un paraíso de espiritualidad, un lugar de silencio absoluto, Bominaco y visitemos la Iglesia románica de Santa María Assunta y el Oratorio de San Pellegrino, obras de los monjes de Bominaco que vivieron en estos lugares y nos han dejado una emoción fuerte cuando admiramos los frescos del 1300 dedicados a San Pellegrino en el oratorio, gracias al Maestro de la Infancia, al Maestro de la Pasión y al Maetro Miniaturista, que nos ha dejado el famoso calendario de Bominaco
.


4. Sulmona + San Venanzio + Degustación Vino en Vittorito

Sulmona, ciudad importante del Valle Peligno, ciudad del Amor, rodeada por las encantadoras montañas del Morrone y de la Maiella ¡os espera! Visitemos una fábrica de confites, famosos en todo el mundo y conoceremos las varias fases de su producción, desde la almendra hasta el confite final, ¡¡¡que hoy hasta los novios pueden firmar!!! Recorramos la calle principal de la ciudad de Sulmona, la avenida Ovidio y perdámonos en la observación de la Catedral de San Panfilo con su bellísima cripta y luego, tras haber recorrido los jardines públicos parémonos delante del encanto del complejo de la Santísima Virgen María, joya del arte de Sulmona con su bellísimo campanario que se recorta altivo entre las casas. Lleguemos en plaza XX Settembre para admirar la estatua del grande poeta que nació aquí en el 47 a.c. Publius Ovidius Naso, recordado como Ovidio Nasone, ¡¡¡al cual la ciudad de Sulmona es muy ligada!!! Sigamos para visitar la Iglesia de San Francisco della Scarpa, con su ábside separado y plaza Garibaldi, antes plaza Maggiore, con su espléndido Acueducto suevo. Admiremos desde esta plaza los maravillosos Morrone y la Maiella ¡¡¡a sus espaldas!!! Visitemos la iglesia de Santa María della Tomba, que guarda el único rosetón todavía intacto de la ciudad, devastada en el curso de los siglos por terremotos tremendos. Y terminemos con Porta Napoli, espléndido ejemplo de arquitectura angevina.
Siguiendo hacia Raiano nos dirigimos a una de las ermitas más impresionantes de Abruzzo, la ermita de San Venanzio, engastada en la roca debajo de la cual pasa impetuoso el río Aterno. Visitemos la pequeña iglesia en un lugar encantado y bajemos hacia la cueva donde descansaba San Venanzio, recordado como el Santo niño por su muerte en edad infantil, celebrado cada 18 de mayo. Continuando se llega al pueblecito de Vittorito, tierra famosa por sus cultivos de vid, donde nos dirigimos para visitar una de las bodegas vinícolas más grandes y que guarda toneles entre los más antiguos de todo el centro-sur Italia. Podemos degustar el Montepulciano de Abruzzo, el Cerano, el Trebbiano y mucho más.


5. Sulmona + Santuario Hércules Curino + Ermita Sant’Onofrio

Sulmona, ciudad importante del Valle Peligno, ciudad del Amor, rodeada por las encantadoras montañas del Morrone y de la Maiella ¡os espera! Visitemos una fábrica de confites, famosos en todo el mundo y conoceremos las varias fases de su producción, desde la almendra hasta el confite final, ¡¡¡que hoy hasta los novios pueden firmar!!! Recorramos la calle principal de la ciudad de Sulmona, la avenida Ovidio y perdámonos en la observación de la Catedral de San Panfilo con su bellísima cripta y luego, tras haber recorrido los jardines públicos parémonos delante del encanto del complejo de la Santísima Virgen María, joya del arte de Sulmona con su bellísimo campanario que se recorta altivo entre las casas. Lleguemos en plaza XX Settembre para admirar la estatua del grande poeta que nació aquí en el 47 a.c. Publius Ovidius Naso, recordado como Ovidio Nasone, ¡¡¡al cual la ciudad de Sulmona es muy ligada!!! Sigamos para visitar la Iglesia de San Francisco della Scarpa, con su ábside separado y plaza Garibaldi, antes plaza Maggiore, con su espléndido Acueducto suevo. Admiremos desde esta plaza los maravillosos Morrone y la Maiella ¡¡¡a sus espaldas!!! Visitemos la iglesia de Santa María della Tomba, que guarda el único rosetón todavía intacto de la ciudad, devastada en el curso de los siglos por terremotos tremendos. Y terminemos con Porta Napoli, espléndido ejemplo de arquitectura angevina.
En las faldas del monte Morrone surge uno de los testimonios itálicos más importantes de nuestra región, el Santuario de Hércules Curino, lugar donde prestaron juramento los jefes de los pueblos de la liga itálica contra Roma en la guerra social en el lejano 89 a.c. Queda, además de los restos arqueológicos, un bellísimo sacellum con un mosaico del I siglo d.c. que se puede admirar con tranquilidad. Encaramándose en una senda de montaña se llega en cambio a la ermita de Sant’ Onofrio, a unos 600 metros de altitud, lugar en el que el fraile Pietro da Morrone recibió la noticia de su coronación papal con el nombre de Celestino V, más conocido como el “ papa del Gran Rechazo”. Aún es posible ver la celda donde Pietro da Morrone dormía y los frescos auténticos de su época. ¡¡¡Inútil destacar la maravillosa vista que se puede disfrutar desde la ermita sobre el valle peligno!!!


6. Scanno + Parque Nacional de Abruzzo

Se llega a Scanno desde Sulmona a través de las sugestivas Cañadas del Sagittario tan amadas por D’Annunzio que ambientó en Anversa degli Abruzzi la tragedia “La fiaccola sotto il moggio”. Visión sublime de una naturaleza incontaminada, las Cañadas del Sagittario nos llevan hasta el lago de San Domingo y después al de Scanno. El paisaje es mágico: el lago a forma de corazón es el único lago natural de Abruzzo, se eleva a 1.000 metros de altitud, alcanza los 36 metros aproximadamente de profundidad y ofrece un refrigerio sin par durante los calientes días de verano. Superemos el lago y encontraremos uno de los burgos más bellos de Italia, Scanno, pueblo de apenas 2.000 almas pero con una fuerte llamada turística en verano y en invierno. Recorramos el casco antiguo del pueblo, observemos la Iglesia de Santa María della Valle, descubramos los rincones y los callejones que cautivaron el objetivo de tantos fotógrafos famosos como Cartier-Bresson y Giacomelli. Y visitemos el Museo de la Lana, la pequeña Iglesia de Santa María de Costantinopoli, observemos los palacios señoriales, conozcamos las tradiciones, sobre todo el arte de orfebrería, de la manufactura de la “filigrana” y de la “presentosa”(joya típica). Seguramente encontraremos a una viejecita con su traje tradicional, descubramos el antiguo uso de la boda de Scanno (“el Catenaccio”) y si queremos más, ¡¡degustemos el “Pan dell’ Orso” y los “Mostaccioli” (dulces típicos)!!
Desde Scanno dirijámonos al Parque Nacional de Abruzzo, hacia Villetta Barrea a través del paso de Passo Godi a casi 1.600 metros de altitud. Visitemos los sugestivos burgos de Barrea, Villetta Barrea y Civitella Alfedena, centros pilotos del Parque. Dediquemos algunas horas a caminar en la Camosciara hasta llegar a la cascada de las Ninfeas, en un recorrido de hayas y lugares encantados. Visitemos luego Pescasseroli, centro operativo del Parque Nacional y visitemos el Centro Visitas, donde podemos ver los animales típicos del Parque, como el Oso, el Ciervo, el Corzo que, desgraciadamente no están muy bien y por eso deben, por diferentes razones, vivir en las jaulas. Visitemos también el anexo Museo del Parque.

 


Lago di Scanno

Sulmona (Ovidio)

Eremo Celestino V

Sulmona (Acquedotto)

San Clemente

L'Aquila (Collemaggio)

Eremo San Venanzio

Santo Stefano di Sessanio

Parco Maiella

Villalago (San Domenico)

Pacentro

Rovine di Ercole Curino

Rocca Calascio

Lago di Barrea

Sulmona (La Giostra)

Sulmona (La Pasqua)

Manoppello (Volto Santo)

Popoli (Castello)

Popoli (Certame)

Pettorano (Castello)

(Riserva Naturale - Popoli)